Su principal característica radica en la gran variedad de cultivos y pisos térmicos que hay en esta zona del país, permitiendo de este modo que el néctar usado por las abejas para el proceso de producción de miel, sea de diferentes tipos de floración, dando como resultado mieles multiflorales caracterizadas por variedad de sabores aunque con un mismo perfil cromatográfico  y excelentes propiedades que permiten llevar una vida saludable.