Víctor Cordero, gerente de la Red EcolSierra le contó a APC-Colombia cómo fue participar en el Taller de aprendizaje productivo del café en la región de Apolo –Bolivia gestionado en el marco del programa bilateral de Cooperación Sur – Sur.

Bogotá, junio 2 de 2016. “Cuando uno tiene la posibilidad de intercambiar experiencias con otras personas, en este caso, con bolivianos productores de café, uno valora mucho más lo que tiene”. Así lo expresó Víctor Cordero, cuando le preguntamos cuál fue la mejor parte de este taller de capacitación, organizado por la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia y el Gobierno Nacional a través de su Embajada en la capital boliviana, como parte del  Programa Bilateral de Cooperación Sur – Sur vigente.

Este proyecto permitió que la Red de Productores Ecológicos de la Sierra Nevada de Santa Marta, Red Ecolsierra, visitara a las comunidades cafeteras de la región de Apolo en Bolivia y les compartieran conocimientos de alto valor sobre el manejo de la producción y la comercialización de café orgánico, enfocado en el manejo de plagas y enfermedades (roya y broca) que pueden afectar el cultivo.

El encargado de representar a esta entidad fue su gerente, Víctor Cordero, para quien esta misión de cooperación fue un aprendizaje sin precedentes. “Bolivia no es un país cafetero, así que ver lo que han logrado en términos comerciales con el café que producen de manera artesanal, es bastante admirable y motivador, por lo que fue muy valioso para nosotros como red compartir nuestro conocimiento con la Asociación de Productores de Café de Apolo, APCA”.

Para esto se llevaron a cabo diferentes actividades y visitas de campo enfocadas en la asistencia técnica y capacitación en producción orgánica de café. Entre los temas que trataron se encuentran los procesos productivos en el manejo del cafetal, el manejo del suelo, enfermedades y plagas, tratamiento del uso de orgánicos, cosecha y poscosecha del café.

“La producción de café que se lleva a cabo en Bolivia repite la caficultura de las décadas del 80 y 90 en Colombia, donde se trabajaba media hectárea por familia, así que para nosotros fue como viajar en el tiempo y recordar viejas épocas”, comentó Víctor. “Los caficultores bolivianos son personas muy trabajadoras y están comprometidas con sacar adelante su producto. Trabajan juntos y eso se nota”, agregó Cordero.

Para apoyar esa labor, la Red Ecolsierra identificó puntos claves para trabajar a futuro en pro del desarrollo del APCA y la región. Dentro del informe que presentaron al finalizar este intercambio resaltaron que en términos generales, se logró identificar variedades de café como caturra, catimore y typica en los cultivos visitados. No obstante, no se evidenciaron procesos de clasificación de semillas que ayuden a mejorar cultivos.

Con relación al beneficio del café, se pudo observar que se realiza de manera artesanal.  Los tanques que se utilizan no son tipo tina (esquinas redondeadas) lo que hace poco eficiente el lavado del café.  Tienen como proyecto futuro el café tostado y molido para tiendas de café local en La Paz. Para ello es indispensable mejorar las condiciones actuales de la planta de tostado para obtener las debidas licencias de tipo sanitario y de comercialización con base en protocolos de las leyes de Bolivia.

En cuanto a la Asociación de Productores de Café de Apolo -APCA- es una organización con antecedentes valiosos de reconocimiento en la región y gracias a sus actividades en el ámbito comercial ha permitido la regulación de precios gracias a la labor de mercadeo de sus café Madidi. Así mismo se evidenció que tiene la voluntad de adelantar efectivos procesos de extensión y acompañamiento técnico a sus comunidades de base. No obstante, es imprescindible que este grupo de jóvenes reciba una formación estructural con el apoyo de los productores ya calificados.  

En lo relacionado al nivel de infestación de broca y el nivel de infección de roya, no tienen el procedimiento adecuado para analizarlos, lo que los ha llevado a tener un 80% de infestación. “Lo positivo en este caso es que encontramos que dentro de su café hay variedades tolerantes a la roya, así que es un problema que se puede resolver usando sus propios insumos”, explicó Cordero.

Al final de la visita, Víctor se reunió con representantes de la Embajada de Colombia en Bolivia, donde socializó estos resultados y recomendaciones, con el propósito de continuar la ejecución de actividades de Cooperación Sur – Sur entre Colombia y Bolivia para apoyar a la región de Apolo, y que cuenten con los recursos y el conocimiento para poner en práctica todo lo aprendido en este taller.

“Para nosotros en Red Ecolsierra fue un orgullo haber participado de este intercambio, pues no solo vemos que es un reconocimiento a nuestro trabajo, sino que es una manera de contarle a otro país que sí es posible hacer procesos desde la base social”.

 

 

FUENTE https://www.apccolombia.gov.co/?idcategoria=3656