Pequeño poblado de quinientos habitantes, enclavado en las estribaciones de la Sierra Nevada y perdido entre la frondosa vegetación. Hasta allí se llega por una serpenteante carretera de 14 kilómetros que parte de Santa Marta y se recorre en 25 minutos, en carro.

 

El macizo montañoso de la sierra nevada, cubre una superficie de 17.000 kilómetros cuadrados y sus nevados, cuyos picos alcanzan alturas de 5.775 metros, es la montaña tropical más alta del mundo. Tiene un espectro casi completo de condiciones ambientales, de nichos ecológicos, no solo de Colombia sino del mundo tropical.

Se encuentran el bosque húmedo tropical con árboles de alturas elevadas - hasta de 40 m - y de diversas especies. Abundan las lianas, palmas, helechos.


La fauna todavía es mayor con osos, venados y especies menores como armadillos, erizos, ocelotes y micos. Miles de pájaros, insectos, e mariposas, hacen conciertos de cantos, zumbidos y chirridos.

 

Minca tiene su historia y es un paraíso ecológico con el río Minca de aguas cristalinas y su inmensa vegetación verde que guarda debajo de la tierra la riqueza arqueológica de sus antepasados.

Este maravilloso escenario sirvió en el pasado como hábitat de la cultura Tayrona y hoy en día se encuentran en las tierras altas los indígenas pertenecientes a los pueblos Kággaba (Kogi), Ijka (Arhuaco), Wiwa (Arzarios) y Kankuamo